Me gusta imaginarme, -imaginarnos- nuestra presencia en el mundo, como partícipes de una actividad compartida por encima del tiempo. Con cierta dosis de humildad que nos ayude a entender que en nuestras obras también “intervinieron” personas que nos precedieron y sabiendo que lo que hagamos será nuestro legado a los que nos releven.